Para Elisa: Otros mundos posibles

Para Elisa: Otros mundos posibles

Ha transcurrido más de una década desde que la primera de estas breves reseñas viera la luz. Arrastrado por el azar que el destino le depara a los curiosos (exhibiciones de artes visuales, puestas de teatro, presentaciones de libros y el propio magisterio), me llevaron hasta las puertas del Instituto Superior de Arte (ISA). Aunque algunos textos fueron escritos con anterioridad a mi ejercicio docente en ese lugar, la mayoría de ellos guarda particular predilección por la actividad artístico-pedagógica generada en sus talleres. Ahora, haciendo un recuento de todas esas cuartillas, conteniendo criterios más o menos rigurosos acerca de diversos eventos, reconozco que no persiguen un propósito crítico sino más bien promocional, de constancia y memoria, revelando algunos asuntos que pudieran escapar a la copiosa producción artística generada por esos años en La Habana, con nexos inevitables a otras latitudes. 

Este compendio, vapuleado desde la editorial universitaria “Cúpulas”, y pasando por el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, terminó en manos del proyecto “La Maleza”, coordinado por el artista Lester Álvarez, quien lo acogió para una representación maquetada en madera (portada que ilustra esta página), suerte de objeto recordatorio, pendiente de publicación. La mayoría de estas reseñas pueden ser encontradas aleatoriamente en los numerosos sitios digitales donde aparecieron originalmente, pero es Ánima, proyecto para el rescate de la memoria, quien asume la re-publicación digital del mismo, concebido como volumen único. Pareciera premonitorio que uno de los artículos contenidos en el libro esté referido a “Quinto día”, exposición que marcó el inicio de trabajo para el equipo que hoy articula este proyecto.


Sobre QUINTO DÍA / Muestra de estudiantes del I.S.A. en la iglesia El Carmelo

Obra Colectiva

Aquí un respiro. Han transcurrido cinco jornadas de arduo quehacer, y el Creador se toma un brevísimo descanso (no confundir con el Domingo, cuando todavía no tenía nombre). Las altas nubes del crepúsculo atrapan la poca luz del día en fuga. Nada preludia la compleja vorágine de las sesiones por venir. No existe el menor indicio de que las criaturas en proyecto, entre las cuales aquella modelada en arcilla, y a costilla de la arcilla, quiera tomar las riendas creadoras de su propio destino.

Elizabet Cerviño

En este calmado instante nadie sospecharía que los animales y plantas, bendecidos por las prístinas lloviznas de un mundo recién creado, deberían afrontar el reto de coexistir con el más contradictorio ser sobre la faz de La Tierra. No obstante, bien avanzado el atardecer, algunos relámpagos destellan un raro presagio del alba que se avecina.

Christian Schauderna

Como mismo un científico se aplica por reconstruir, en un acelerador de partículas subatómicas, las primeras milésimas de segundos que siguieron a la Gran Explosión, por interpretar el fenómeno de la Singularidad, o el Horizonte de Eventos; un grupo de jóvenes curadoras, músicos, y artistas de la plástica, tienen por propósito rehacer, sistemáticamente, el último día de la creación en ausencia del Hombre.

Leonel Valdés

Recurriendo al mito del Génesis, del Antiguo Testamento bíblico, Anamely Ramos González y María de Lourdes Mariño Fernández, escogieron un escenario que no pudo resultar más revelador y convincente: la inconclusa iglesia de El Carmelo, en la barriada del mismo nombre, en El Vedado capitalino. He aquí una sobrecogedora réplica del orbe, techada con nervadas ojivas en las naves laterales, y una imponente bóveda de cañón en la nave central.

Lester Alvarez

Tal se parece al cielo, sostenido por altas columnas compuestas, que arrancan de sólidos plintos anclados en los orígenes del tiempo. Solo el frente de la construcción, hasta unas pocas líneas de dichos puntales, fue terminado en su momento; por lo cual, décadas atrás, se tapió con un enorme paredón su lado más vasto, donde ahora adorna un abandonado Altar Mayor.

Maikel Domínguez

Por tratarse de un espacio en desuso litúrgico, las emprendedoras muchachas, profesoras en el Instituto Superior de Arte, convocaron a sus estudiantes para rehabilitar este laboratorio-mundo, tomando como punto de partida el momento justo en que el Hombre iba a irrumpir sobre él. El suspenso, la expectativa, o el ¿que será?, retoman experimentalmente, en un espacio igualmente cargado de potencialidades, los proyectos de un universo con muchos caminos; pero eso ocurrirá mañana.

Luis Enrique López-Chávez

Hoy, “Día Cinco”, en los más diversos soportes y composturas, las propuestas de los artistas vaticinan, retrospectivamente, cuanto de bueno o peligroso posee el libre albedrío de los Hombres.
Para ese importante rol han sido invitados: Elizabet Cerviño Lastre, José Eduardo (Yaque) Llorente, Luis Enrique López-Chávez Pollán, Alfredo Sarabia Fajardo, Christian Schauderna, Lester Álvarez Meno, Roger Toledo, Maikel Domínguez, Leonel Valdés, William Lezcano, Mauricio Abad, y Jairo Gutiérrez; contando con la producción artística de Liset Castellanos.

Roger Toledo

A guisa de ensimismados genetistas (recuerden que se trata de rearticular el código genésico de lo que pudo llegar a ser lo que ya es), la maqueta de las probabilidades se aventura en tantas inventivas como participantes. Trastocados sus habituales desempeños de artistas, que no dejan de ser Creadores, el ¿cómo sería si no hubiesen serpientes – si el fratricidio no fuese más que una pesadilla – si un padre no tuviera que verse tentado a sacrificar a su hijo?, pasa a ser una rica especulación, que adorna con inquietantes ribetes la historia en torno al Torno que prefiguró el barro de la humanidad. Como el mundo tuvo sonido en sus inicios (¿o no?, aunque no cuesta especular al respecto), un grupo de músicos interpreta en vivo las partituras del compositor Luís Alberto Mariño (Tito); redondeando así la atmósfera iniciática de aquel arcaico atardecer.

Luis Alberto Mariño (Tito)

Todo el proyecto de El Carmelo, aun en sus comienzos, pretende revitalizar un lugar preñado de mejores desenlaces que el abandono y la ruina. Un poco de historia local, constructiva, de oficios, aguarda por incorporarse a la investigación de este grupo de jóvenes, que quieren salvar a toda costa las altas bóvedas del decimonónico edificio.

Jairo Gutiérrez

Por lo pronto, mediando el primaveral mayo de 2010, en este rincón del planeta de los Hombres, se simulará que todo acaba de empezar; excelente oportunidad para reformularse algunas cuestiones.

*Publicado en AHS (17.5.10)

Lester Alvarez
William Lezcano
José Eduardo Yaque
Alfredo Sarabia
Mauricio Abad

Esta publiación tiene un comentario

  1. Cómo me hubiera gustado estar presente.Felicidades a todos los implicados, gracias Anamely y María, les pregunto: ¿podría tener una segunda temporada 5to Día ?

Deja una respuesta